lunes, 23 de julio de 2012

Cria y Reproducción II


LOS HUEVOS
Si todo va bien, las ninfas aceptan la caja-nido y pronto empiezan a parearse. El primer huevo lo ponen al cabo de entre 10 y 14 días después del primer apareamiento. Suelen poner los huevos por la tarde o casi al anochecer, a intervalos de unas 48 horas. Los huevos varían en número de 1 a 8. El tamaño medio es ligeramente inferior a 24,5 x 19 mm. Los huevos son incubados entre 18 y 21 días. Como la incubación empieza una vez puesto el segundo o el tercer huevo, los primeros polluelos salen del cascaron juntos, pero los últimos huevos se abrirán a intervalos de 48 horas. Tanto el macho como la hembra de ninfa, igual que las cacatúas, comparten la incubación, el macho por la mañana y la hembra por la noche, puede que se de el caso de que la hembra asuma toda la responsavilidad..
Algunos criadores quitan los primeros huevos y los reponen cuando la nidada esta completa, a fin de que todos los polluelos rompan el cascaron mas o menos al mismo tiempo. En mi opinión eso no es realmente necesario; en la naturaleza también existen diferencias de tamaño y de edad, y hay comida suficiente para criar a todos los polluelos. No obstante, en grande nidadas (las cuales no son tan raras como parece), la diferencia de tamaño entre el polluelo mas joven y el mayor puede ser grande, y a los mas jóvenes se les puede "dejar atrás", para esos casos, recomiendo cojer y sacar a los pollos mas mayores (25 dias) y criarlos a papilla, para dar mas vida a los mas "atrasados".
En cualquier caso, si se sacan los huevos, se les debe dar la vuelta varias veces al día. Las observaciones han mostrado que las ninfas (carolinas) giran sus huevos aproximadamente cada media hora durante el día y cada una o dos horas durante la noche: unos 24 giros al día. Esto evita que el embrión se adhiera al albumen en el huevo, lo cual podría ser fatal. Los huevos no deben guardarse a temperaturas demasiado altas, ya que el embrión empezara a desarrollarse. Pueden marcarse los huevos con un lápiz blando para identificarlos, con la fecha d la puesta y otros datos. No debe usarse tinta o rotulador, pero si podeis, mejor dejadlos tal cual.. no es recomendable tocar mucho el nido...
Se puede comprobar la fertilidad de los huevos que hayan sido incubados un mínimo de cinco días examinándolos a través de una luz. Un huevo fértil muestra a través de la cáscara unas venillas rojas alrededor de la yema. Los huevos estériles son translucidos. Sin embargo, no tenga demasiada prisa en desprenderse de los aparentemente estériles, ya que la hembra puede no haberlos incubados tanto como usted podría pensar. Los huevos estériles también tienen su función en el nido: mantienen el calor y ofrecen un poco de abrigo a los huevos fértiles.
Existen varias razones por las cuales los huevos pueden resulta estériles: que las aves sean estériles; que los padres sean demasiado jóvenes para estar en plenas condiciones para la cría; que las parejas sean incompatibles, o que la hembra sea demasiado agresiva, aunque esto es poco común. Si en el huevo aparece un pequeño agujero o fisura, se desecara. Puede evitarlo tapando la imperfección con un poquito de esmalte de uñas incoloro. Si actúa rápidamente, evitara la desecación.
Algunas ninfas (carolinas) se comen los huevos. No puede hacerse gran cosa al respecto, excepto llevárselos tan pronto como los pongan, remplazándolos con un huevo artificial (que puede obtener en alguna asociación de aves o en una tienda de animales). También puede coger que sepa que es estéril, untarlo con una mezcla de mostaza picante y pimienta y colocarlo en el nido. El sabor desagradable puede hacer que la ninfa (carolina) cambie de conducta. A veces ocurre que el problema desaparece una vez que la hembra empieza a incubar; entonces debe encontrar el momento apropiado para reponer los huevos originales, podrás hacerlo cuando les pongas la comida, ponles un "horario" de comida y cuando se la cambies, puede que los dos vallan a comer, hay puedes aprovechar, ten cuidado que ninguno de los dos te vea, ya que puede que abandonen el nido, hay pocas propensas a hacer eso.. pero puede pasar... las amansadas y papilleras no suelen abandonar nido fácilmente.
Todos aquellos huevos que por una razón u otra no puedan dejarse con la hembra se guardaran durante unos días (máximo 4 dias). Las pruebas con huevos de ninfas (carolinas) demuestran que las posibilidades de fertilidad empiezan a disminuir después de tres días y que la situación se vuelve seria al cabo de seis días. Se recomienda, pues, poner los huevos en una incubadora; lo que ocurra después dependerá de diversos factores.
Lo mejor que puede hacer, por supuesto, es poner los huevos bajo la madre lo más pronto que se pueda. Si no es posible, debe intentar encontrar unos padres adoptivos apropiados que a su vez estén incubando en ese momento. Pueden usarse distintas especies, vigilando únicamente que la diferencia de tamaño entre las aves no sea demasiado grande. Varias especies son apropiadas como padres adoptivos para las ninfas (carolinas), incluyendo, por ejemplo, la cotorra de cabeza dorada (Cyanor-hamphus auriceps), el kakariki de frente roja (C. novazelandae) y el periquito de rabadilla roja (Psephotus haematonus). Si no encuentra padres adoptivos apropiados en su propio aviario, tal vez sus amigos aficionados a las aves puedan ayudarle.

La última posibilidad es permitir que se rompa el cascarón de los huevos en la incubadora y criar a mano a los polluelos usted mismo. Puede ser una tarea difícil y entretenida. Al principio, los polluelos deben ser alimentados cada dos horas, incluso por las noches. Así pues, al menos durante unas semanas, estará totalmente ocupado cada día y deberá organizar su tiempo para satisfacer a los bebes. La comida en si no plantea demasiados problemas, ya que existen diversas mezclas disponibles en el mercado.
Sin embargo, los polluelos criados por sus padres naturales estarán claramente más sanos y en mejores condiciones que los huérfanos. En la alimentación y el comportamiento, los padres reales pueden ofrecer más que nosotros.
A continuación, se explicarán algunas cosas referentes a la viabilidad del esperma del macho. No se fecunda de manera especial cada huevo. Las ninfas (carolinas) copulan frecuentemente (es la forma en que la naturaleza se asegura de que todos los huevos de la hembra estén fecundados). Además, el esperma del macho permanece fértil en el cuerpo de la hembra durante días y a veces semanas. Así pues, incluso si el macho por una u otra razón deja de estar con la hembra, los huevos pueden ser fértiles.
Raramente se da una gran variación en el tiempo de la incubación (que va de 18 a 21 días). Sin embargo, la temperatura, la humedad y otros factores pueden influir en el tiempo de incubación y puede provocar una diferencia de uno o más días en el tiempo necesario para que los huevos se abran.
LOS POLLUELOS

Como la mayoría de las ninfas (carolinas) empiezan a criar a principios de abril, la mayoría de los polluelos abandonan el huevo en junio y julio. El tiempo entre el primer huevo y los nacimientos es aproximadamente de dos meses. No se incuban los huevos durante los primeros días; pero luego sigue un período de incubación de unos 18 a 21 días.
Después de que los polluelos rompan el cascarón, los padres (la hembra en particular) difícilmente abandonan la caja-nido durante unos días, ya que los recién nacidos todavía no pueden mantenerse calientes. Un polluelo recién nacido pesa aproximadamente dos tercios del peso del huevo. El jovencito tendrá suficiente comida en la bolsa de la yema para ir tirando durante un tiempo, así que no necesita que lo alimenten de manera inmediata. Los ojos de los polluelos se abren al cabo de aproximadamente una semana.
Si cría a sus ninfas (carolinas) en una jaula interior bajo luz artificial, debe asegurarse de que los polluelos tengan luz mientras su madre los alimenta. Sin embargo, realmente no tiene mucho sentido que tengan luz durante más de catorce horas diarias. No apague la luz de golpe. Si lo hace, y la hembra que éste incubando o una hembra con polluelos recién nacidos está fuera del nido cuando se apague la luz, la nidada sufrirá porque su madre no será capaz de encontrar el camino de vuelta en la oscuridad. Por tanto, utilice un regulador de intensidad, aunque lo ideal es dejar encendida una luz nocturna de 7 vatios durante las horas de oscuridad.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Gracias por la Informacion me sirvio de mucho le agradesco me sirvio de uno estoy criando 8 polluelos bebe llevan 2 dias de nacidos :D